España en Serio

El Psoe y su socialización de la Culpa.

El Psoe y su socialización de la Culpa.

El Congreso de los Diputados ha aprobado la quinta prórroga del Estado de Alarma. Si uno escucha fuera de contexto frases sueltas del presidente Sánchez, es difícil, así a bote pronto, no estar de acuerdo con él. Sus palabras fueron una oda a nuestros oídos y podría ser fácil caer en sus cantos de sirena pero la realidad es otra. Ahí van algunos ejemplos:

 

 

“Nadie tiene el derecho a derrochar el esfuerzo colosal que han hecho los españoles durante 10 semanas”.

 

“Ante una situación excepcional sólo cabría aplicar una solución excepcional”.

 

Haciendo “lo que haga falta, cuando haga falta y como haga falta” para salvar vidas.

 

“Nadie tiene derecho a derrochar el esfuerzo que se ha hecho”.

 

La guinda la puso al defender su gestión como ágil y eficaz, autoevaluándose con un NOTABLE.

 

Ahora vamos a poner las frases en contexto. Con 28.000 muertos a sus espaldas no entiendo la autocomplaciencia del Sr. Sánchez con su gestión de la crisis. ¡Un notable! ¡Nada más y nada menos! se dio a si mismo. En valores absolutos, España es el país con más muertos, más positivos, más sanitarios infectados y menos test realizados. Si hubiésemos tenido los datos de Portugal quizás podría sacarse pecho por la gestión de la crisis sanitaria pero con las cifras tan lamentables que tenemos no procede. Nunca entenderé la falta de humildad y mucho menos la falta de sinceridad con uno mismo, pero es lo que tenemos en estos momentos al frente de España y así nos va, nuestra credibilidad internacional está hundida.

 

El socialismo es especialista en crear desdicha, miseria y repartirla. Es su pandemia política desde siempre. Pero el ‘sanchismo’ llega más lejos: quiere socializar su culpa. Pretende hacer culpables a otras formaciones políticas que están en la oposición, hace culpables a los ciudadanos españoles que salen a la calle a protestar contra su no gestión, quiere culpabilizar a otros de un posible rebrote,… Una campaña publicitaria de búsqueda de culpables pagados con el dinero de todos los españoles. Es actuar como un mezquino, que según el diccionario es alguien ruin, falto de nobleza y moralmente despreciable.

 

El discurso del gobierno de la nación de socializar la responsabilidad de la gestión de las crisis sanitaria, parte de la monumental mentira de que era imposible prever nada de lo que está pasando: “no lo vimos venir” o “le podía pasar a cualquiera”. ¿Cómo que le podía pasar a cualquiera? A muchos no les ha pasado y mucho menos a la escala que le ha pasado a España ¿Cómo que era imprevisible? Los informes internacionales de la Unión Europea y de la Organización Mundial de Salud ya recomendaban tomar medidas allá por finales de enero y principios de febrero. Y no hicieron nada. Hicieron todo lo contrario. Cuando se suspendió, por parte de las empresas, el Mobile World Congress en Barcelona, se tachó de alarmistas a los que avisaban del problema del virus; cuando había que decidir si era peligroso ir a la manifestación del día 8 de Marzo se dijo que no había peligro y así una detrás de otra (conciertos, manifestaciones, concentraciones…) Y la información veraz, las advertencias oficiales, las tenía el Presidente del Gobierno y sus ministros, no las teníamos el resto de ciudadanos españoles.

 

El Sr. Sánchez tiene el mando único, pero no la impunidad total, ni legal y mucho menos moral. Por mucho que nos quiera hacer sentir culpables, los únicos responsables son él y los compañeros de viaje que él ha elegido.

 

Como los malos estudiantes, Sánchez miente siempre y con todo, y le es más rentable buscar culpables externos: la mala suerte, las circunstancias, los técnicos, los sanitarios, la insensatez de los ciudadanos, la oposición, que estemos en línea recta geográficamente con “Nueva York, Madrid, Teherán y Pekín” (la última e increíble afirmación de Carmen Calvo),

 

Cualquier excusa es buena para buscar culpables externos. Yo no caigo en la trampa y ustedes tampoco deberían caer. Piensen fríamente, ¿Qué culpa tiene usted por no haberse podido despedir de su ser querido fallecido? ¿Qué culpa tienen ustedes de estar en un ERTE? ¿Qué culpa tiene usted de que no haya cobrado todavía ese ERTE? ¿Qué culpa tienen ustedes de que se vea obligado a cerrar su pequeño o mediano comercio o su gran empresa? ¿Qué culpa tiene usted de no poder cumplir con sus obligaciones tributarias cuando le han ‘confinado’ su manera de generar ingresos? ¿Qué culpa tiene usted de verse empujado a estar en las colas del hambre a las puertas de las organizaciones humanitarias que dan de comer a los cada vez más necesitados? ¿Qué culpa tiene usted de sentirse frustrado y enrabietado con la situación y que eso le impulsa a participar en una cacerolada?

 

Es posible que algunos se traguen las patrañas de Sánchez. Ciudadanos se las ha tragado, votó a favor de otro estado de alarma. Aquí en Leganés, el mismo partido se llevan “tragando” las patrañas del Psoe desde el principio de la legislatura, votaron a favor de la investidura de los socialistas. Eso sí, no por principios, ese acuerdo nos sale muy caro a los vecinos de Leganés. El otro día en el congreso, el representante de Cs dijo que “había que tomar decisiones con la cabeza, no con las tripas”. Eso desde la tribuna es fácil verbalizar, pero si uno ve las colas que hay para pedir alimentos de personas y familias sin ingresos que no tienen nada que echarse a las tripas, igual hay que empezar a pensar en la tripa de los que la tienen vacía.

 

No va a llegar, ya está aquí la tormenta de la deuda, del déficit, del despilfarro en enchufar amigos (no olvidemos que es el gobierno más cargado de ministros y cargos de confianza de la historia de la democracia), del desempleo y de la depresión. Y de eso no somos culpables los ciudadanos españoles, el responsable se llama Pedro Sánchez, que es el presidente, es la cara del fracaso de la gestión de esta crisis. Su imagen es la del test falso, la de la mascarilla defectuosa, la de la manifestación temeraria y las de las colas del hambre. Y el culpable de ello, el Sr. Sánchez, pretende blanquear su imagen culpando a otros, teniéndonos encerrados en nuestras casas y socializando la culpa entre todos. En definitiva pretende llevarnos a la confusión con su marketing y propaganda.

 

Yo no soy quien para calificar la gestión de nadie. No estamos en el colegio. Esto es muy serio y aquí se viene aprendido. Pero lo que no puedo permitir es que el presidente de mi país, con su grandilocuencia y autosuficiencia pretenda que todos seamos culpables de esta nefasta gestión de la crisis. Yo me niego ¿Y usted?


Artículos relacionados

Los nuevos populismos

Estamos en una época en la que los populismos están ganando la partida a la política tradicional. Esto esta teniendo

Rufianes y otras contradicciones

Siguiendo con mi artículo anterior sobre los paralelismos entre la política nacional y la local, (ver en www.ppleganes.com), ahora toca

No les hagan caso: ¡Feliz Navidad!

Este final de año del ineficaz y paralizado gobierno local, termina con enfrentamientos a través de las redes sociales de

No hay comentarios

Escribir un comentario
No hay comentarios todavia! sé el primero en comentar el artículo!

Escribir un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada
Required fields are marked*