España en Serio

La Agencia Europea del Medicamento viene a Leganés.

La Agencia Europea del Medicamento viene a Leganés.

Ha salido publicado estos días que Barcelona ha perdido la oportunidad de albergar la Agencia Europea del Medicamento. Una oportunidad de la que se van a lamentar los barceloneses porque hay un dicho muy castellano que dice que tren que se pierde no vuelve a pasar. Y la decisión de la Unión Europea, teniendo en cuenta la inseguridad jurídica en la que los políticos separatistas han sumido a Cataluña y escuchando las declaraciones rupturistas de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (que no se nos olvide que llegó al poder beneficiándose de las desgracias ajenas), ha sido fácil; al igual que se han escapado más de 2.500 empresas de Cataluña se ha evaporado la posibilidad de que la Agencia Europea del Medicamento llegue a Barcelona.
En esos momentos, al ver la oportunidad soñé que la Agencia podría venir a Leganés. Y digo bien, soñé, porque luego me desperté y vi que en mi pueblo tenemos políticos iguales o peores que los catalanes. Me explico:
1º. Tenemos un gobierno local que se hace fotos con los representantes de comercios y polígonos industriales diciendo que aplican políticas de empleo porque ayudan al mantenimiento de la luz, calles, viales, recogida de basuras y seguridad. ¡Leches!, si la obligación del Ayuntamiento es el mantenimiento de la ciudad, si no se hace, por lo menos que ayude monetariamente en una parte. En vez de hablar de medidas fiscales que incentiven la actividad y fomenten la implantación de empresas, el Psoe-IU se quedan en la chapa y pintura, en la foto. Y como ustedes saben la chapa y pintura en los coches es importante pero lo fundamental es el motor. Pues en política exactamente lo mismo y el motor del gobierno del Psoe-Iu está gripado.
2º. Tenemos un gobierno local que tarda más de un año en permitir que se puedan implantar empresas en la ciudad. No olvidemos que los que generan riqueza en las ciudades son los trabajadores junto con las empresas y comercios; pero los que generan empleo son los comercios y las empresas. Si tarda el Psoe-IU más de un año en conceder una licencia no me extraña que los emprendedores no quieran venir a Leganés y se vayan corriendo.
3º. Tenemos también en Leganés una normativa obsoleta en los polígonos industriales y en los barrios que impiden la implantación de nuevas empresas. Las actividades del sector privado van por un lado y la normativa municipal, que es arcaica, va por otro. Y el gobierno del Psoe-IU no hace nada para remediar esa diferencia.
4º. Y por último el ingrediente catalán. Como ustedes saben los grupos separatistas independentistas han fomentado dos mensajes, “el España nos roba” y posteriormente “el España nos pega”. Mensajes dramáticos y estridentes utilizados para ganar electores pero que el tiempo ha demostrado que esos nacionalistas separatistas, a parte de haber terminado en la cárcel por vulnerar la Ley, han mentido. El problema es que la mentira hace mucho daño a una ciudad o a una Comunidad. Aquí en Leganés la mentira también se ha instalado. Por un lado, una parte de la oposición; Leganemos, Uleg, Ganar Leganés, que ponen por sistema palos en las ruedas al desarrollo económico de nuestra ciudad, ven conspiraciones judeo-masónicas, oscuros intereses empresariales y hasta que los empresarios y el PP tienen la culpa de que no llueva y se conchaban en oscuros rituales en los que participa el alcalde. Ese ruido falso, innecesario y destructivo espanta a cualquiera que quiera emprender en Leganés. Hay que tener en cuenta que estos personajes, jamás han pensado siquiera en poner un kiosco de pipas, más bien llevan años y se llevan millones de euros públicos sólo y exclusivamente destruyendo todo lo que signifique prosperidad. Total, a ellos les va bien. A Leganés, con ellos, le va fatal. Y por otra parte, como he señalado en los tres puntos anteriores, en el gobierno del Psoe-IU se creen sus propias patrañas en cuanto a políticas de empleo. Su única excusa también es echar la culpa al Partido Popular en vez de remangarse y buscar medidas locales que fomenten el empleo. No creen en la cultura del esfuerzo y Leganés lo nota.
Si se asume la mentira como forma de hacer política las consecuencias son nefastas, en Cataluña lo saben y en Leganés lo estamos sufriendo día a día, las empresas no quieren instalarse en nuestra ciudad y prefieren irse a municipios vecinos.
Todos los sumandos anteriores nos dan un resultado, que Leganés es igual a 12.648 parados. Y por supuesto, que la Agencia Europea de Medicamento no viene a Leganés. Iluso de mi, pero que le vamos hacer, me gusta soñar.


Artículos relacionados

Los nuevos populismos

Estamos en una época en la que los populismos están ganando la partida a la política tradicional. Esto esta teniendo

Unidad, Compromiso y Lealtad para mejorar “el Barrio”.

El otro día, en el Pleno de la Junta de Distrito de la Fortuna tuve la ocasión de escuchar “las

Mitad de legislatura. Tiempo de Reflexión.

Queridos vecinos nos encontramos en mitad de la legislatura y creo que conviene dar una pensada a lo sucedido hasta

No hay comentarios

Escribir un comentario
No hay comentarios todavia! sé el primero en comentar el artículo!

Escribir un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada
Required fields are marked*